Como elegir las bombillas Led que se adaptan a mis necesidades

Como elegir las bombillas Led que se adaptan a mis necesidades
  • PASO 1 – ELEGIR POTENCIA Y FLUJO LUMINOSO (LÚMENES)

La potencia de una bombilla viene reflejada en vatios (W), y es lo que nos cobra la compañía suministradora de electricidad por consumo eléctrico. Los vatios son de forma aproximada proporcionales a la cantidad de luz que emite una bombilla. El flujo luminoso en cambio es la cantidad de luz (lúmenes) que emite una bombilla (dato proporcionado para cada bombilla). Este dato es más fiable a la hora de elegir la bombilla que queremos sustituir pero normalmente no se dispone de este dato en las bombillas a sustituir, por lo que nos fijaremos en los vatios. La relación aproximada para sustituir bombillas convencionales es la siguiente:

  • 10w vatios en bombilla incandescente (la de toda la vida) = 1w vatio en bombilla LED

Ejemplo: bombilla de 50w vatios se sustituye por una de 5w vatios en LED

  • 10w vatios en bombilla de bajo consumo o tubo fluorescente = 3.5w vatios en bombilla o tubo LED

Ejemplo: bombilla de bajo consumo de 15w Vatios se sustituye por una de 5w Vatios en bombilla LED.
La evolución de la tecnología LED en los últimos tiempos ha conseguido que la relación entre los vatios de una bombilla y la luz que emite esta sea mucho más eficiente, de manera que con muchos menos vatios de LED conseguiremos la misma o mejor luminosidad que con cualquier otro tipo de bombilla, ahorrando una sustanciosa cantidad de dinero en la factura de la luz.

  • PASO 2 – ELEGIR ÁNGULO DE EMISIÓN

El ángulo de apertura de la luz

Lo bueno es que la tecnología de la óptica usada en los LED ha mejorado tanto que ya podemos encontrar bombillas capaces de iluminar ellas solas toda una habitación

Si compramos bombillas LEDs cuyo ángulo de apertura sea de 40º obtendremos una luz más focalizada que sería ideal para iluminar puntos concretos como un cuadro, vitrina, etc.. Por tanto, para una habitación tenemos que adquirir una bombilla con 120 grados de apertura que es la adecuada para habitaciones. Eso sí, posiblemente tendremos que usar más de una si las dimensiones son mayores de lo normal.

  • PASO 3 – ELEGIR COLOR

La temperatura de color

Los grados Kelvin nos indican el tipo de color que tendrá la luz de nuestra bombilla. En función del número podremos obtener tres tipos de luz: blanco cálido, blanco puro y blanco frio. Cada color suele tener una aplicación mas o menos práctica. El blanco frío es idóneo para colocar en lugares donde se necesita una luz blanca y que de la máxima luz posible como puede ser el garaje, trastero,… El blanco puro está indicado para usar en cuartos de baño, cocina o lugar de trabajo. Por último la luz con tono amarillo, blanco cálido, es indicada para habitaciones, sala de estar, etc ya que ofrece un tipo de luz más de ambiente.

Cuando vayamos a comprar una bombilla podremos consultar la temperatura en grados Kelvin para saber qué tipo de luz dará. Si está entornos a los 3.000K será un blanco cálido, 4500K es blanco puro y 5800K blanco frio. Ya cada uno decidirá qué tipo de luz le gusta más según la estancia donde vaya a usarla. Interesante también es el uso de los Dimmer para crear ambiente al poder regular la intensidad y por tanto la cantidad de luz que genera la bombilla.

Sin embargo, sobre gustos no hay nada escrito, y cada uno optará por el tono de luz que más le guste.

La instalación

instalacion

No todos tenemos en casa la misma instalación de luces. Algunos usan bombillas incandescentes, otros lámparas fluorescentes o halógenos. Es importante que revisemos nuestra instalación y nos informemos sobre qué parte podemos reutilizar y cuales serían mejor cambiar.

En el caso de algunas lámparas halógenas es importante revisar los transformadores. Primero porque de un transformador tal vez podremos “colgar” varias bombillas LEDs para aprovechar los 50, 60 o más vatios que ofrecen para alimentar las nuevas LEDs que sólo consumen 10 o 12W por bombilla. Segundo porque igual es mejor eliminarlos y colocar una bombilla LEDs de las que se conectan directamente a la red de 220V.

Igualmente si tenemos reguladores de intensidad es muy importante que nuestra bombilla LED sea compatible, para ello en la caja suele indicarse mendiante la palabra DIMMABLE.